Joumana Mattar y Ricardo Musolesi

“El futuro está en la colaboración entre diferentes especialidades”, entrevista a Joumana y Riccardo

5 diciembre, 2012

Joumana Mattar  y Riccardo Musolesi forman juntos Mirada Madrid, una firma de gestión de diseño que opera entre Madrid y Beirut. Dentro de la asignatura de tercero de Organización Empresarial, organizaron un taller de reflexión sobre el futuro, una oportunidad para que los estudiantes pensaran sobre su crecimiento profesional en un punto de su formación en el que están a punto de dar el salto al mercado laboral.

¿Qué es Mirada Madrid? ¿Cómo, cuándo y por qué surgió?

Mirada Madrid es una firma de gestión de diseño que nació en 2011, justo aquí en la capital. El cómo y el porqué están muy entrelazados: sentimos la necesidad de desmarcarnos de las consultorías clásicas y que podíamos conectar el diseño y los negocios de una forma más intuitiva y original, donde las capacidades del diseñador pudieran estar a disposición de un sector que hasta la fecha se había demostrado poco abierto a la experimentación. Siempre pensamos que nuestro trabajo consiste en crear un puente entre dos mundos distintos que se necesitan para crecer, aunque a veces tienen puntos de vista opuestos.

 ¿Qué metodologías didácticas utilizáis en los talleres que planteáis? 

Intentamos usar el mismo enfoque que utilizamos con los clientes y los profesionales, adaptando más bien el contenido respecto a la metodología. Trabajamos siempre de forma manual, fomentando la expresión y el uso de las herramientas más simples, como post-it, rotuladores, cartones, etc. Añadimos a la vez unas herramientas de coaching para fomentar el trabajo de grupo y el desarrollo personal. Los talleres son participativos y se requiere que todos pongan sus pensamientos encima de la mesa para que el debate sea más constructivo y ayude al crecimiento de cada uno.

Decís que operáis a caballo entre Madrid y Beirut, ¿cómo os organizáis para trabajar en esta deslocalización espacial? ¿qué uso hacéis de las herramientas digitales para ello? 

La herramientas digitales son centrales en el desarrollo de nuestro trabajo: videoconferencias, pantallas y archivos compartidos son parte de nuestro set básico de trabajo remoto. A raíz de eso siempre ponemos cierta atención en averiguar el nivel de infraestructura en telecomunicaciones de la zona donde nos encontremos, buscando las soluciones más creativas y disparatadas. Hacer una conexión entre zonas de montaña de Líbano, Italia y EEUU fue todo un experimento de paciencia! Al final, se necesita una mezcla de herramientas digitales y presenciales, porque la confianza es clave para sacar los ‘insights’ de los clientes, y definir el proyecto antes de crear el proceso adecuado para ellos, gestionable en remoto.

Ambos tenéis formación en diseño, ¿de qué manera incorporáis esta formación a la hora de enfrentaros al análisis de un nuevo proyecto?

El diseño ya es parte de nuestra forma de pensar, no creemos que se pueda desvincular de ningún proyecto. Intentamos usar un esquema que nos guíe y que pueda ser fácil de comprender también para nuestros colaboradores y clientes, aunque siempre damos espacio a la intuición y a la capacidad del diseño de proyectar escenario futuros sin perder el contacto con el mercado.

Vamos a hablar del taller que habéis desarrollado en la escuela, ¿cómo lo planteasteis y qué objetivos habéis buscado alcanzar con él? 

Como nuestro taller estaba dentro de una asignatura que trataba de ciencias empresariales, desde el primer momento intentamos construir con los estudiantes una visión y una senda viable para su futuro desarrollo como profesionales. Empezamos de la convicción que su futuro está en la colaboración entre diferentes especialidades, y hemos intentado fomentarlo todo lo posible, dejándoles la libertad de elegir la visión que mas les apasionara. Hemos diseñado un mapa que enfocara 3 temas de desarrollo: la comunicación, la protección, y el entorno. Hemos estado muy satisfechos del nivel de participación, diversidad y creatividad de las visiones propuestas.

¿Qué consejo les daríais a los estudiantes que están a punto de terminar su formación en la escuela y están a punto de lanzarse al mercado laboral? 

No sabemos si realmente estamos en la posición de dar consejos, es un mercado muy volátil, en continuo cambio, y nosotros también nos adaptamos día tras día. Seguramente ser flexibles es un gran valor, siempre y cuando no se convierta en falta de coherencia. Siendo sinceros estos estudiantes no necesitan muchos consejos, necesitan buscar oportunidades y no perder la ilusión en el trabajo, seguir metiendo esa magia de los años de clases en todos sus trabajos, y de no tener miedo a probar y equivocarse.

Finalmente, ¿por qué recomendaríais estudiar en la escuela de Visual Communication del IED Madrid frente a otras escuelas? 

Los dos hemos pasado por IED en nuestra formación, y creemos en el modelo que impulsa; lo aconsejaríamos por la red de escuelas y contactos que ofrece, por la cultura del saber hacer, y por el espíritu que todavía la hace muy diferente a las otras escuelas más académicas. También pensamos que la diversidad del cuerpo estudiantil es una gran riqueza; hemos encontrado gente de muchos países, abriéndonos una ventana sobre muchas culturas distintas, entablando diálogos sobre el rol que juega el diseño en la vida diaria y su impacto sobre las mismas. ¿En que otra escuela se hubieran encontrado un italiano y una libanesa que acabaran abriendo juntos una consultoría en Madrid?

¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

Irene Vicente.

Esta entrevista tiene una licencia Creative Commons BY-NC-SA 3.0

Leave a Comment